Adendo

EspañolEnglishFrançais
Ultrasonidos

A menudo, cuando hablamos de ultrasonidos en entornos industriales, nos viene a la cabeza la aplicación clásica de los ultrasonidos como medio de detección de fisuras o cavidades internas en materiales, generalmente metálicos.

En este caso, nos estamos refiriendo a otra aplicación bien distinta, que es el estudio de ultrasonidos propagados por aire, como herramienta de mantenimiento predictivo y proactivo.

ultrasonidos_1En qué consiste

Existen determinados procesos físicos que generan sonidos a unas frecuencias muy altas, inaudibles por el oído humano. Son lo que llamamos ultrasonidos. Si fuéramos capaces de escuchar estos sonidos, obtendríamos una valiosa información acerca del estado de nuestras máquinas e instalaciones. Todos recordamos la imagen clásica del mecánico apoyando su oreja en el mango de un destornillador, y éste en la carcasa de una máquina. Intenta de esa manera “escuchar” qué sucede en el interior del reductor, del motor o del rodamiento.

Pues bien, esto es exactamente lo que hacemos con nuestros equipos de análisis de ultrasonidos, escuchar lo que el oído no puede y “traducirlo” a frecuencias audibles, y aún más, medir esa fuente de ultrasonidos e incluso obtener un espectro que nos puede aportar una valiosa información en inspecciones mecánicas.

Con un equipo de análisis de ultrasonidos, podemos por tanto:

  • Escuchar lo que el oído no oye, y distinguir modos de fallo en función del tipo de ruido.
  • Medir la amplitud del sonido, y establecer tendencias periódicas que nos permitan anticiparnos a un fallo cuando los niveles aumentan.
  • Determinar en qué frecuencia exacta se están produciendo los ultrasonidos, obteniendo (al igual que hacíamos con el análisis de vibraciones) un espectro de ultrasonidos. Que viene a ser la continuación del espectro de vibraciones a frecuencias mucho más altas (en definitiva un ultrasonido no deja de ser una forma de vibración).

Aplicación

Dentro del uso de los ultrasonidos como herramienta de mantenimiento predictivo o proactivo, distinguimos tres aplicaciones fundamentales:

  • Inspecciones mecánicas.

Permite detectar rápida y fácilmente problemas defectos en rodamientos, y evaluar la calidad del mismo.

Inspección de rodamientos de muy baja velocidad.

Especialmente indicado para la detección y diagnóstico de fallos en engranajes, cajas reductoras o multiplicadoras y otros problemas de alta frecuencia.

Como complemento de la actividad de engrase, permite escuchar internamente el rodamiento al tiempo que engrasamos, y dejar de introducir grasa cuando ésta ha alcanzado el rodamiento, evitando falta y excesos de lubricante.

  • Inspecciones eléctricas

Como complemento de la termografía, para detección de determinados efectos eléctricos que emiten sonido en alta frecuencia, descargas por arco y efecto corona (indetectable por termografía, pues no genera calor).

ultrasonidos_2Inspección de transformadores

Torres e instalaciones de alta tensión

  • Detección de fugas

Detección a distancia (hasta 20 m o más) de fugas de cualquier tipo de gas o aire comprimido, en instalaciones de presión o de vacío.

Localización de microfugas.

Inspección de válvulas

Purgadores de vapor, condensadores

Inspección de intercambiadores de calor y calderas

Fugas subterráneas o detrás de paredes

 
Estas en  : Inicio > Mantenimiento predictivo > Ultrasonidos